Helado casero de vainilla. Sin heladera.

¡Hola!
Hoy os traigo mi propuesta para ¡Qué rico, mamá! del mes de abril.
La anfitriona de este mes es Mara, del blog Más dulce que salado, nos lanzó la idea de preparar un postre en vasito.

Tras pensar en varias posibilidades, al final me decidí por hacer un helado de vainilla casero, ahora que llega el buen tiempo seguro que lo repetiremos un montón de veces. Nos ha gustado mucho, tanto el helado, como el batido de vainilla.

cómo hacer helado en casa

La elaboración de esta receta ha resultado toda una sorpresa para mi, pues estaba convencida que, al no tener heladera, se notarían los cristales de hielo y no resultaría tan rico. Pero nada más lejos de la realidad. Es delicioso.
Hay que tener en cuenta un par de cuestiones que ahora os cuento, y estar un poco pendiente de batir la mezcla varias veces durante la congelación, ( lo que se llama el mantecado del helado ) y obtendrás un helado muy cremoso y muy rico.

Piruletas de chocolate

Para preparar este helado de vainilla casero necesitamos:

INGREDIENTES

– 4 yemas de huevo
– 2 claras
– 150 gramos de leche
– 450 gramos de nata 35, 1 MG
– 150 gramos de azúcar
– 1 vaina de vainilla
– 1/2 cucharadita de té, de sal

batido casero vainilla

Te doy las pautas para preparar el helado, pero si tienes más interés en el tema, en las notas te explico un poco más detenidamente algunas de las cuestiones a tener en cuenta para preparar helados caseros.

PREPARACIÓN

Modo tradicional

1. Abre la vaina de vainilla por la mitad longitudinal, y raspa para obtener las semillas. Son unas pintitas diminutas negras que puedes ver en las fotos.

2. Pon en un cazo al fuego con la vaina y las semillas de vainilla y el azucar.

3. Hierve unos minutos, y retira del fuego. Deja infusionar unos 10 minutos, así, irá perdiendo calor.

4. Bate las yemas en un bol, y ve añadiendo la leche, ( retira la vaina) sin dejar de batir con unas varillas. Vierte la leche despacio, para que las yemas no se cuajen.

5. Pon la mezcla en el cazo y pon a fuego medio, sin parar de batir y a una temperatura en que no hierva nuestra mezcla.

6. Cuando haya espesado, retira del fuego y reserva miestras se enfría.

7. Monta las claras a punto de nieve con la sal.

8. Monta la nata. Debe estar muy fría, y mejor en un recipiente metálico que, de ser posible haya estado unos minutos en el frigo o congelador.

9. Mezcla con mimo la nata, las claras y las yemas espesadas ya tibias. Procura que la crema no pierda el aire que hemos introducido en las claras y en la nata montada.

10. Una vez tengas la crema homogénea, ponla en un recipiente metálico y métela al congelador.

11. Cada 45 minutos, bate con una barillas la mezcla y vuelve a meterla al congelador.
Debes batir unas 4 o 5 veces.
Este paso es fundamental para evitar la formación de cristales de hielo, resultan desagradables en la boca. Así, tu helado tendrá una consistencia cremosa.

Aprovecha una mañana o una tarde que vayas a estar en casa. Lo bates en un momento. Pero sí hay que estar un poco pendiente.

12. Congela hasta que lo vayas a comer.

Pintando las nubes

Para preparar las nubes de chocolate, necesitas:

– 100 gramos de chocolate negro
– 3 o 4 cucharadas de leche
– fideos de chocolate, nonpareils…el adorno elegido

Funde el chocolate con la leche y mezcla bien hasta que obtengas una pasta de cacao brillante y lisa.
Pon la crema en un cono de papel de hornear o una manga y dibuja sobre papel sulfurizado el motivo que elijas.
Yo he hecho unas nubes ( o eso he pretendido, jajaja )

Si quieres que tenga palito, coloca primero el palito en la bandeja, sobre el papel. Y dibuja por encima, debes poner suficiente chocolate, para que una vez frío, tenga la suficiente consistencia para sujetar el peso.
Antes de que se seque el chocolate, pon por encima los adornos.
Deja enfriar una noche a temperatura ambiente, o un buen rato en el frigo.

Para preparar el batido de vainilla, necesitas:

– 3 bolas de helado
– 200 ml de leche

Tan fácil como batirlo y disfrutarlo bien frequito.

NOTAS:

1. Para obtener un helado cremoso, necesitamos añadir grasa. En este helado de vainilla, las yemas y la nata la aportan. Esto confiere a nuestro helado suavidad y cremosidad en la boca.

2. El azúcar retrasa la congelación y por lo tanto, la formación de cristales de hielo. El mío, lleva azúcar normal, pero verás otros con azúcar invertido, miel, y siropes.
Además de aportar el dulzor necesario a todo helado ;)

3. El aire es fundamental en la elaboración del helado. Fíjate en los envases de helado, suelen hablarnos de volumen ( 1 litro…) y pocas veces de peso. Si te fijas bien en la etiqueta, lo verás. Y verás que el peso es mucho menor, esto es por la incorporación del aire a la mezcla tanto en la elaboración de la crema ( claras a punto de nieve y nata montada), y posteriormente durante el mantecado del helado. Lo batimos 4 o 5 veces, con lo que aumentamos su volumen.

4. Lo ideal es sacar el helado del congelador unos minutos antes de comerlo. Si está demasiado frío, su consistencia es más dura y apreciamos menos el sabor.
Fíjate en esas heladerías italianas, tienen los helados más bien blandos. Perfectos para degustar el sabor, con consistencia cremosa y color más bonito, todo brillante.

Espero que te haya gustado mi propuesta y te invito encarecidamente a que lo pruebes, está delicioso y tiene un color precioso, y además sin colorantes ni conservantes. El color se lo dan las yemas, y conservante no hace falta, no llega al segundo día, ¡garantizado!

Y ahora, vamos a ver las propuestas de mis compis, ya sabes, postres en vasitos. ¡ No te lo pierdas!

20140406-005543.jpg