Bollos de muñeco de nieve (desayuno de domingo)

¡Buenos y fríos días! Hoy mi desayuno de domingo se viste de paisaje invernal lleno de bollos de muñeco de nieve. 

 

IMG_7206

 

Era inevitable después de ver Frozen por enésima vez  que  no me acompañara la canción día y noche. “Hazme un muñeco de nieve”, dice la letra y aquí me ves dando forma a unos bollos suizos, de los de toda la vida, pero transformados en gélidos muñecos. Mientras canto la dichosa cancioncilla una y otra vez.

La receta es muy fácil, y podrás hacer unos sencillos bollos o si te posee a ti también el espíritu Frozen, lanzarte a hacer un montón de muñecos.

 

Hazme un muñeco de nieve en bollo

 

Para preparar 18 bollos de  muñecos de nieve como los que ves en las fotos te harán falta los siguientes ingredientes:

 

INGREDIENTES ( 18 muñecos o 10 bollos suizos )

 

– 500 gramos de harina de fuerza

– 230 gramos de leche entera

– 100 gramos de azúcar

– 2 huevos medianos

– 80 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

– 1 sobre de levadura seca de panadero

– pizca de sal

– chorrito de agua de azahar (opcional)

– Glasa, ver aquí receta.

– Grajeas para adornar naríz y ojos

– 500 gramos de nata para montar

– azúcar para endulzar la nata ( unas 4 cucharadas)

 

Como hacer un bollo de muñeco de nieve

 

PREPARACIÓN

  1. Templa la leche
  2. Disuelve la levadura, y añade el azúcar y la pizca de sal. Remueve.
  3. Bate los huevos, y añade a la mezcla anterior. Si quieres aromatizarlo  con el agua de azahar, añade un chorrito.
  4. Junta todo en un bol grande, e incorpora la harina y la mantequilla cortada en dados.
  5. Amasa hasta que obtengas una masa lisa, brillante y un pelín pegajosa.
  6. Deja reposar para que fermente y doble su volumen bien tapada con papel film.
  7. En mi casa tarda unas dos horas, pero dependerá del calor que haga en la cocina.
  8. Espolvorea con harina tu encimera, y vierte encima la masa. Con poquita harina es suficiente, no queremos que la masa incorpore más harina, sólo buscamos poder manejarla sin que se nos pegue.
  9. Divide la masa en las partes que desees. Para los muñecos de nieve he hecho trocitos de 15 gramos para la cabeza y de 30 para el cuerpo. Igual te parecen muy  pequeños pero quedan unos muñecos de un buen tamaño después de que vuelva a fermentar la masa y del horneado. Crecen bastante.
  10. Bolea  cada porción de masa para que queden bien redondos y al hornear no se deformen. Es muy fácil, pero es difícil de explicar. En este vídeo puedes verlo.
  11. Ve colocando cada pieza boleada sobre una bandeja forrada con papel de hornear. La cabeza y el cuerpo separados apenas 1/2 centímetro. Durante el segundo levado aumentarán de volumen y se unirán. Tapa con film mientras fermentan de nuevo. A mi me gusta espolvorear un poquito de harina por encima de las piezas para que no se quede pegado el plástico.
  12. Hornea los bollos unos 13-15 minutos a 190 grados.
  13. Prepara la glasa como hicimos en la receta del pueblito de jengibre.
  14. Una vez estén fríos los muñecos, sumerge medio cuerpo dentro de la glasa. Deja que escurra un poco, y deja reposar sobre la bandeja hasta que la cobertura se seque y quede dura.
  15. Una vez seca, corta los bollos por la mitad y  pon los adornos. La nariz que les he puesto es una grajea de regalíz y los ojos son bolitas de chocolate. Para que no se cuartee la superficie, introduce la nariz con delicadeza y en un movimiento en espiral, como si la atornillaras. Si no se quedara sujeta, dentro del agujero que acabas de hacer pon un poquito de glasa y vuelve a poner la nariz. Los ojos los he pegado igual. Con muy poquita glasa que si no, los verás deslizarse muñeco abajo :)
  16. Monta la nata y rellena tus bollos de muñeco de nieve.
  17. ¡A disfrutar!

 

Desayuno de domingo ( Pintando las nubes)Bollos rellenos de nata

 

Salen unos cuantos, si te parecen muchos, los puedes congelar sin adornar. Tal y como salen del horno, cuando se enfríen, los puedes envolver en papel transparente y al congelador. Cuando quieras, los sacas y en un ratito los tienes. O bien congelarlos abiertos por la mitad, y del congelador a la tostadora. Quedan brutales.

Pero merece la pena ya que te pones hacer la receta entera, créeme que aunque son bastantes, van desapareciendo de forma rápida ;)

 

Hasta aquí el desayuno de domingo de hoy, espero que te animes a hacerlos. Si tienes peques en casa, merecerá mucho la pena porque la cara que ponen al verlos es increíble. Oye y si no los tienes, pues porque tú lo vales. Que a los mayores también nos gustan ;)

 

signature

Te gustará ver:

Tu dirección email no será nunca*

*

*

c r a f t s
P a s e o s
N i ñ o s